8 de marzo: Guerra de la calle, guerra del alma


¿Cuántas veces he sido un dictador?

¿Cuántas veces un inquisidor; un censor, un carcelero?

¿Cuántas veces he prohibido, a quienes más quería, la libertad y la palabra?

¿De cuántas personas me he sentido dueño?

¿A cuántas he condenado porque cometieron el delito de no ser yo?

¿No es la propiedad privada de las personas más repugnante que la propiedad de las cosas?

¿A cuánta gente usé, yo que me creía tan al margen de la sociedad de consumo?

¿No he deseado o celebrado, secretamente, la derrota de otros, yo que en voz alta me cagaba en el valor del éxito?

¿Quién no reproduce, dentro de sí, al mundo que lo genera?

¿Quién está a salvo de confundir a su hermano con un rival y a la mujer que ama con la propia sombra?



Eduardo Galeano. Días y noches de amor y de guerra.